La lactancia es uno de los principales regalos de amor y nutrición que les podemos dar a nuestros hijos, pero muchas madres le temen o la descartan porque la consideran sumamente dolorosa e innecesaria. La lactancia materna no debería de doler. Es común notar cierto dolor, malestar y grietas en los pezones debido a la mala posición, agarre y acoplamiento de nuestro bebé, pero con ciertos tips se puede solucionar.

Lactancia: Tips

Amamantar no debe significar dolor, si hay presencia de dolor significa que algo anda mal con el acoplamiento o la posición y lo ideal es que revisemos si el labio inferior quedo invertido y arreglarlo.

Debemos de tener en cuenta que nuestro bebé es el que debe acercarse al pecho y no el pecho al bebé. Para conseguirlo debemos estimularlo rozando con nuestro pezón su labio superior, así abrirá la boca  y sus labios deben abarcar no sólo el pezón sino también buena parte de la areola.

El mentón debe estar cerca y la nariz debe tocar o rozar la mama. Si existe la posibilidad de introducir un dedo entre la nariz de nuestro bebé y nuestra mama, quiere decir que nuestro bebé no está bien acoplado y por lo tanto está comprimiendo el pezón y no masajeando la areola.

La cabeza y el cuerpo del bebé deben de estar en línea recta, con el rostro mirando hacia el pecho y no al techo.

Para evitar el dolor del desprendimiento del bebé de nuestra mama lo ideal es que introduzcamos nuestro dedo índice dentro de la boca de nuestro bebe (entre sus encías) de manera de que el bebé muerda el dedo en vez del pezón al salir.

Lactancia: Posiciones

Que tengamos una grata experiencia con la maravilla de la lactancia depende mucho de la posición que usemos y del correcto acoplamiento de nuestro bebé al pecho. Si bien es cierto, existen muchas posiciones para la lactancia, pero la más adecuada es la que nos resulte cómoda tanto a nosotras como a nuestro bebé.

  1. Acunamiento: Se trata de nuestro bebé estirado frente a nosotras. En esta posición estamos en contacto ombligo con ombligo, el bebé mamá de un pecho y tiene sus pies en dirección del otro pecho.
  2. Acunado cruzado: Sostenemos al bebé usando el brazo opuesto al pecho del que va a alimentarse, con la palma de la mano propiciamos la llegada de su cabeza hacia la mama.
  3. Pelota de fútbol: Ponemos al bebé debajo del brazo del lado que le daremos pecho. Los pies del bebé quedan hacia la parte de tu espalda. La nariz de tu hijo está a nivel de tu pezón.Es una posición para darle pecho sentada.
  4. Acostado: Acuéstate al lado de tu bebé, acercarlo a ti y dirige su boca hacia tu pezón. Está posición es ideal para las noches o cuando estás muy cansada.
  5. Caballito: El bebé está sentado sobre una de las piernas de su madre, acomodemos el pezón de forma que apunte al paladar de nuestro bebé, para que el pecho descanse sobre el labio inferior facilitando el agarre.

Signos de mala posición:

  • Hundimiento de las mejillas, en este caso el niño no está mamando, está succionando.
  • Dolor y grietas en el pezón debido a la fricción y aumento de la presión por la succión.
  • Traga aire y hace ruido.
  • Presencia excesiva de gases y eructos.
  • Se atraganta con la leche
  • Irritación de las nalgas por la acidez de las heces.
  • El bebé pasa el día lloroso e intranquilo, suele morder el pecho, lo estira y lo suelta llorando.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.