Sobre la lactancia se han tejido muchas cosas como que no es posible quedar en embarazo mientras se amamanta, que no todas las mujeres producen leche de buena calidad o que las relaciones sexuales dañan la leche.

Si bien es cierto existen muchas creencias populares, pero ¿qué grado de verdad tienen?. Descubre la verdad sobre la lactancia.

20 mitos sobre la lactancia:

  1. Las mamis con pechos más grandes tienen más leche. Esto es totalmente falso ya que el tamaño de los pechos no influye en la cantidad de leche o en la lactancia.
  2. No todas las mujeres producen leche de buena calidad que satisfaga el hambre del bebé. Esto es totalmente falso ya que la lactancia se rige bajo la ley de la oferta y de la demanda, de modo que todas las mujeres producimos leche de buena calidad y en cantidad suficiente para saciar a nuestro bebé.
  3. No podemos consumir ciertos alimentos durante la época de lactancia porque cambian el sabor a la leche  y en algunos casos puede disminuir su producción. Es cierto que el sabor de la leche puede  ser modificada por algunos alimentos, pero esto no nada negativo pues sirve como preparación para que el bebé pueda  tolerar otros sabores más adelante. Lo que si es falso es que existan alimentos que aumenten o disminuyan la producción de leche, a mayor succión mayor producción.
  4. Si la mamá está enojada o asustada no debe dar de lactar. Es cierto que el estrés y las emociones en general pueden aletargar el flujo de leche, pero esto es una respuesta normal y temporal del cuerpo. Lo ideal es que tratemos de relajarnos para beneficiar el flujo de leche.
  5. Si estás embarazada de otro bebé entonces tu leche ya no sirve y debes de dejar de dar de lactar. Esto es totalmente falso aún estando embarazada de un nuevo bebé estamos en posibilidades de seguir amamantando a  nuestro bebé, ya que en la etapa de gestación algunas hormonas que el cuerpo produce  suelen cambiar el sabor de la leche, pero no la echan a perder ni dañan su calidad.
  6. Si estamos en etapa de lactancia no podemos tener relaciones sexuales, porque dañaríamos la leche.  Esto es totalmente falso, las relaciones sexuales no dañan la leche. Lo que es importante recordar que existe riesgo de volverse embarazar rápidamente.
  7. Si estamos enfermas no debemos dar de lactar. Es falso si estamos enfermas (gripe, resfriado, tos u otra enfermedad) podemos continuar amamantando. Si se trata de alguna otra enfermedad más grave lo ideal es que consultemos con nuestro médico antes de tomar alguna medicación y que recalquemos que estamos dando de lactar, para que la medicina que nos receten no altere nuestra leche.
  8. El calostro (la primera leche que produce la madre después del parto) debe ser desechado porque es leche sucia, por eso presenta un color amarillo, pues es leche podrida. Es falso, el calostro no es leche sucia y no se debe desechar porque contiene muchos nutrientes, proteínas  y factores de defensa que fortalecen el sistema inmunológico del bebé. Es amarillo porqué es rico en beta carotenos (sustancia que defiende al bebé de muchas enfermedades).
  9. El bebé no debe comenzar a lactar hasta que salga la leche blanca. Esto es falso, la lactancia debe iniciar en la primera media hora después del parto.
  10. Los niños se deben amamantar por más tiempo que las niñas porque sino la niñas serán más fértiles en la edad adulta. Esto es falso,  La leche materna hace que los niños crezcan sanos y fuertes, por eso hay que dar de lactar a niños y niñas de igual manera y sin diferencias.
  11. Se debe dejar de dejar de lactar cuando el bebé aprenda a caminar. Falso, los bebés deben ser alimentados sólo con leche materna hasta los 6 meses, después de los 6 meses hasta los 2 años, es ideal  que se complemente la leche materna con otros alimentos.
  12. Para que el niño (a) aprenda a hablar más rápido es ideal que se le dé a consumir uvas antes de los seis meses.  Esto no es cierto, no se debe de dar alimentos  líquidos o sólidos (diferentes a la leche)  antes que el bebé cumpla seis meses. Esto es una creencia popular y no existe evidencia científica que las uvas contribuyan a que el bebé hable más rápido.
  13. Para fortalecer el estomago los bebés necesitan consumir  aguas aromáticas y  té.  Esto es falso, los bebes no necesitan consumir líquidos adicionales debido a que la leche materna está compuesta en un 90% de agua y la única manera de fortalecer el estomago y sus defensas es dándole pecho todas las veces que pida.
  14. El biberón es  totalmente higiénico e inofensivo. Esto no es del todo cierto debido a que una incorrecta higiene de este puede provocar infecciones en nuestro bebé. Por otro lado, el uso prolongado del biberón puede provocar problemas de dentición y habla en nuestro niño o niña.
  15. La leche de fórmula es prácticamente igual a la leche materna. Esto es falso, debido a que la leche materna contiene todos los nutrientes que tu bebé necesita y la leche de fórmula puede ser de gran ayuda pero no es un sustituto total de la leche natural, principalmente porque no aporta todos los nutrientes sino también porque no ayuda a crear los lazos que brinda el contacto piel con piel.
  16. Cuanto más se coma, más leche se producirá. No es cierto, que mientras que se amamanta se deba comer para dos, esto solo ayudará a que subas de peso y no tendrá ninguna injerencia en la producción de leche, porque como ya mencione antes el cuerpo produce la leche que el bebé necesita, ni más ni menos.
  17. Tomar leche para ayudar a producir más leche. Esto es falso,  la producción de leche materna no tiene nada que ver con la leche que se ingiere.
  18. Amamantar a un bebé es doloroso. Esto es un mito. La lactancia materna no tiene que ser dolorosa, probablemente lo que ocurre es que tu bebé no se ha agarrado correctamente al pecho (succionando del pezón sin introducirse gran parte de areola en la boca) y al no estar en buena posición la lactancia puede ser muy dolorosa.
  19. Los primeros 10 minutos de lactancia son suficientes para que los bebés obtengan los nutrientes necesarios. Esto no es del todo cierto. Los primeros 10 minutos de lactancia son fundamentales,  pero no todos los bebés son iguales hay bebés que demoran más en comer  hay bebés que sacian su hambre en 15 minutos  mientras otros se tardan 45 minutos.
  20. La mamá debe lavar los pezones después de dar de lactar. Esto es un mito. No es necesario que laves tus pezones después de amamantar, al contrario la leche que pueda escurrir es positiva para ti  ya que los mantiene hidratados y suaves.

¡Disfruta de tu bebé y de la lactancia y si sabes de algún otro mito…compártelo!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.